HIDDEN PLANS. Blog Posada Terra Santa

Qué hacer en Mallorca en 2 días (48 horas)

 

El otoño es la estación perfecta para las escapadas de fin de semana. 2 días en Mallorca serán suficientes para descubrir esta maravillosa isla que luce espléndida en cualquier época del año y regala paisajes cargados de contrastes.

Alójese en nuestro hotel Posada Terra Santa en Palma de Mallorca para vivir dos días inolvidables en la antigua mansión de los Barones de Boixador, con todas sus comodidades. Situado en pleno Centro Histórico de Palma de Mallorca, a escasos metros de la Catedral y los principales atractivos de la ciudad.

Si desea otro tipo de alojamiento más exclusivo y disfrutar de suites de lujo, Samaritana Suites, ubicado en el corazón de Palma de Mallorca, en un entorno que parece creado para una escena de cine.

Sumérjase en sus calles, visite los puntos que han marcado su historia, deguste su cocina tradicional, recorra los museos con las obras de grandes artistas nacionales e internacionales o atraviese en ferrocarril la Serra de Tramuntana.

Para que solo tenga que preocuparse por saborear cada rincón de Mallorca, aquí tiene un mapa con los lugares de interés que no debe perder la oportunidad de descubrir.

UN PASEO HACIA LA CATEDRAL DE “LA LUZ” Y LOS RINCONES DEL CASCO ANTIGUO

¿48 horas dan para poco? Desmonte esta falacia aprovechando al máximo su tiempo en Palma de Mallorca. Sus numerosos encantos se lo pondrán muy fácil.

Inicie su recorrido el sábado a primera hora visitando la catedral, popularmente conocida como La Seu. Su construcción se inició en el siglo XII y finalizó en el siglo XVII. Las diferentes corrientes arquitectónicas que reinaron en cada uno de estos siglos han dejado sus huellas. Hasta el modernismo de Gaudí quien sustituyó el coro por rejas, lámparas y un baldaquino.

Continúe con el Palacio Real de la Almudaina. Antiguo Alcázar Real árabe que mantiene la estructura construida en el siglo XIV con los palacios del Rey y de la Reina, la capilla de Santa Ana y los baños. Los califas accedían a sus aposentos en barco a través del brazo que conectaba con el mar. A día de hoy convertido en un exótico estanque idílico junto la muralla y la Huerta del Rey.

Pasee por el Casco Antiguo de Palma. Un laberinto de calles estrechas por las que topará con edificios emblemáticos como Can Oms, casa de estilo barroco ocupada por la familia Doms en el año 1642; Can Bordils, casa sobre la que se apoya el arco de la Almudaina; o la fachada neomudéjar de Can Corbella.

Mallorca es una ciudad moderna, elegida por numerosos artistas para desarrollar su obra. Si su visita encierra un interés por conocer esta cara de la ciudad tiene dos paradas obligatorias: Es Baluard y La Fundación Pilar i Joan Miró.

Es Baluard

El casco histórico de la ciudad estaba rodeado de murallas hasta finales del siglo XIX, cada parte perteneciente a un periodo distinto. Desde una fortificación romana, más tarde ampliada por los árabes, en la Edad Media alcanzó su máximo esplendor hasta ser reconstruida en el Renacimiento.

Hoy en día poco queda de lo que fue en su momento. La parte más completa de la muralla es la zona que está junto al bastión de Sant Pere que alberga el edificio de Es Baulard, Museo de Arte Moderno y Contemporáneo.

Tiene 10 años de vida y acumula una colección con más de 600 obras de artistas locales e internacionales, como Picasso o Miró. La exposición está muy bien organizada y cambia las obras expuestas cada seis meses, ofrece visitas guiadas. La terraza cuenta con unas panorámicas preciosas de Mallorca, su catedral con el mar de fondo.

Al terminar su visita, aproveche para comer en la terraza de Es Baluard Restaurante & Lounge ubicado en la muralla renacentista.

Fundación Pilar i Joan Miró

Joan Miró mantenía una estrecha relación con Mallorca. La Fundación Pilar i Joan Miró se levanta sobre los talleres que el polifacético artista legó. Su objetivo es permitir descubrir su obra y el proceso creativo de Miró en el mismo lugar donde residió y trabajó.

La Fundación dispone de tres edificios: Son Boter, una casa tradicional mallorquina del siglo XVIII; el Taller Sert, obra del arquitecto José Luis Sert López en 1956, y el edificio Moneo, obra del arquitecto José Rafael Moneo Vallés en 1992. El recorrido es una experiencia mágica, tanto por las obras que alberga como por la arquitectura del lugar.

No es una simple exposición, es un espacio en el que Miró aún parece estar vivo, donde es posible respirar su esencia en cada rincón. Existen visitas guiadas, pero hay que llamar con antelación.

Un recorrido de lo más completo. Contemplar sus obras, descubrir su espacio de trabajo, las obras de sus jardines, su preciosa arquitectura y disfrutar de las hermosas vistas del puerto.

Basílica de San Francisco y Baños Árabes

La Basílica de San Francisco es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura gótica en la ciudad, ubicada en el casco histórico. Su interior tiene un encanto especial, además es posible visitar su claustro, dispone de una gran riqueza patrimonial que merece la pena descubrir.

Los Baños Árabes de Palma de Mallorca, ubicados en el jardín de Can Fontirroig, la construcción de la ciudad mejor conservada del periodo islámico. Construidos sobre restos romanos y dotados de un cuidado sistema hidráulico para los baños públicos de los habitantes de la capital.

Es uno de los principales lugares qué ver en Mallorca, la visita es corta, aunque imprescindible. Al llegar se muestra un vídeo informativo sobre el funcionamiento del sistema de aguas. De las instalaciones se conservan algunas salas, conductos de vapor y partes de chimeneas, cabe destacar el agradable paseo por sus jardines.

Can Oleza

Can Oleza es un palacio espectacular, es conocido por albergar uno de los patios mallorquines más hermosos. El patio es originario del siglo XVII, arcos rebajados que aligeran la estructura, rodeado por las salas de la casa, columnas jónicas de capital pronunciado. Una de las visitas que no debe perderse al recorrer Mallorca, un lugar que permanece intacto al paso del tiempo.

Castillo de Bellver

El Castillo de Bellver es un imprescindible que visitar en Mallorca, un recorrido para conocer la historia de la ciudad. Construido en 1311 bajo el mandato de Jaime II para funcionar como fortaleza y residencia real.

A pesar de su exterior austero con aspecto defensivo, el interior contaba con una decoración elegante digna de una residencia real. En 1717 se convirtió en prisión militar y en 1821 como fábrica de moneda.

Paseé por sus estancias, descubra el patio de armas y disfrute de las vistas de la terraza superior con vistas a la bahía de Palma y del bosque de pinos que rodea al edificio.

Jardines de Marivent

Los Jardines de Marivent son el corazón verde de Mallorca, rodean la residencia de verano de la Familia Real Española con más de 9.000 metros cuadrados. El recorrido se caracteriza por mostrar 40 especies vegetales autóctonas y por las esculturas de bronce creadas por Joan Miró.

Están abiertos todo el año, menos cuando la familia real se encuentra en las instalaciones que suele coincidir con los meses de verano. Merece la pena pasear y recorrer este espacio verde, un remanso de paz en la capital.

Si eres un amante de los espacios relajantes y de la naturaleza, una opción excelente para alojarse durante su visita a Palma de Mallorca es la Finca Rural Son Catxo. Está situada en Búger, a 30 minutos en coche de la capital, en el municipio más pequeño de la isla. Un alojamiento rodeado de un entorno natural, en una casa con 250 años de antigüedad, el lugar idóneo para respirar el ambiente mallorquín más tradicional.

Paseo Marítimo de Palma

El majestuoso Paseo Marítimo de Palma se extiende junto a la línea costera de la ciudad. Se trata de un paseo peatonal frecuentado por turistas y locales, incluso cuenta con un carril bici. Destaca por tener un ambiente animado, por un lado se puede disfrutar de los yates y por el otro de algunos edificios emblemáticos, como la catedral de La Seu.

Tiene una extensión de 4 kilómetros que van desde Porto Pi hasta la localidad de Portixol. Es el recorrido perfecto para pasear, patinar, montar en bicicleta, tomar algo en uno de sus muchos restaurantes con vistas al mar, salir de pubs por la noche o visitar los monumentos que lo recorren.

Tiene una actividad idónea para cada momento del día y cabe destacar el precioso color rosado que decora el Paseo Marítimo al atardecer. Un excelente punto de partida para descubrir las mejores calas de Mallorca, uno de los planes más imprescindibles al visitar la zona.

Ruta de los patios de Palma

¿Quién no ha escuchado hablar de los Patios de Palma? Se trata de uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad. Hay más de sesenta, algunos de ellos privados en los que solo se puede acceder realizando una visita guiada por ellos. Sin embargo, es posible realizar su propia ruta de los patios de Palma por algunos de los más emblemáticos.

Algunos de los más conocidos son el de Casal Solleric, en el número 27 del Paseo del Borne y el de Can Vivot, en el número 4 de Can Savella. No deje escapar la oportunidad de curiosear en cada una de las rejas que se encuentre en el recorrido, pueden ocultar auténticas joyas.

Un recorrido perfecto para descubrir los tradicionales pozos mallorquines, patios decorados con preciosas macetas y palmeras, incluso escaleras monumentales.

Lonja de Mallorca

Una joya arquitectónica y escultórica, un testimonio del importante pasado de Mallorca, tanto artístico como comercial. Construida en 1952 tras treinta y dos años de obras. Gracias a su ubicación privilegiada, Mallorca fue una pieza esencial en el comercio del Mediterráneo en la época.

Era una especie de “casa de mercaderes” y uno de los mejores ejemplos del estilo arquitectónico gótico catalán. Tal fue su importancia que la famosa Lonja de Valencia, declarada Patrimonio de la Humanidad, se inspiró en esta lonja mallorquina.

Disfrute del Barrio de la Lonja, caracterizado por sus calles antiguas que albergan estilos dispares, desde el Renacimiento hasta el Modernismo. Contemple su majestuoso exterior, acceda a su interior y disfrute de sus peculiares columnas helicoidales y reserve cita para subir a su terraza para ver de cerca sus gárgolas.

Palma Aquarium

Palma Aquiarium es una forma perfecta de disfrutar de Mallorca de una forma diferente, es uno de los acuarios más asombrosos de la geografía española. Destaca por su excelente organización, con espacios impecables y unos acuarios preciosos donde conocer las especies del fondo marino de la zona. Un plan popular tanto para ir con niños como solo para adultos.

Torre del Verger

La Torre del Verger, conocida como la Torre de ses Ánimes, es una de las torres de vigilancia de la zona que aún es posible contemplar. Ubicado en el privilegiado paraje de la Sierra de Tramuntana, rodeada de algunos de los pueblos más bonitos de Mallorca.

Construida en la Edad Media con el objetivo de proteger la zona de los frecuentes ataques piratas. El sistema de torres estaba diseñado para que las torres pudiesen comunicarse entre sí de forma rápida por señales de luz o humo en caso de ataque.

En la actualidad, es un famoso mirador gracias a las preciosas panorámicas que ofrece del litoral mallorquín. Una parada mágica, especialmente al atardecer.

UN VIAJE DE DOS DÍAS POR MALLORCA Y SU GASTRONOMÍA

Sin lugar a dudas marcharse sin probar el dulce típico es un pecado, la Ensaimada. Un clásico donde comer la estrella de los dulces malloquines es Can Joan de S’Aigo. Rellenas de crema, de nata o las típicas elaboradas para carnaval con sobrasada. Preparadas individualmente servidas templadas en plato caliente. Si quiere llevarse una para su familia o amigos deberá encargarla con varios días de antelación.

En Mercat de l’Olivar probará las carnes asadas o, en temporada, la lampuga. Si busca un lugar que una modernidad y una excelente carta venga a La Despensa del Barón. Comerá sentado bajo arcos góticos ojivales del siglo XIV en un espacio decorado con un magnífico gusto. El Chef David Raya se encargará de que disfrute de platos sofisticados combinados con creatividad y la mejor materia prima.Un entorno acogedor para compartir una romántica velada en pareja o una escapada con amigos.

Después de cenar disfrute la noche con una copa o un cocktail en su distinguido Salón Inglés.

LA SERRA DE TRAMUNTANA LA JOYA NATURAL DE LA ISLA

Un secreto a voces es la amabilidad de su clima en todas las épocas del año. Le permitirá disfrutar de un paseo por su principal tesoro natural La Serra de Tramuntana, Patrimonio Mundial de la UNESCO, y recorrer alguna de sus rutas.

Es la vertebradora del noroeste de la isla con más de 90 kilómetros de recorrido. Entre sus picos destacan Puig Major con 1.436 metros de altura y Puig Massanella con 1.348 metros de altura.

Otro de los museos que le recomendamos es Esbaluard, Museo de Arte Moderno y Contemporáneo, que cuenta con más de 700 obras de arte de artistas baleares e internacionales. Si le gusta el arte, también puede visitar la Fundación Joan Miró y la Galería Horrach Moya Sa Drassana, con obras de artistas contemporáneos.

Además, si viaja en familia, le aconsejamos el Acuario de Palma, que cuenta con el tanque de tiburones más profundo de Europa o el Planetario de Mallorca.

Posada Terra Santa - Reservar Ahora
Posada Terra Santa - Reservar Ahora

También te puede interesar